Kyūdō

En idioma Japonés, Kyudo significa literalmente ‘El camino del arco’. El arco Japonés posee caracteristicas únicas, y su uso derivó en un arte marcial distintivo.

La elegancia arco japonés o yumi, de más de 2 metros de largo, reside en su simplicidad. La apertura del yumi es más amplia y profunda que su par occidental: el arquero se coloca, física y emocionalmente, en el centro del arco. Kyudo otorga el mayor énfasis en la belleza de la forma con precisión como la expresión del apropiado tiro con arco, por sobre el mero acertar.

Históricamente, el Kyudo deriva de dos líneas principales, arquería ecuestre y arquería a pie. En esta última es posible distinguir básicamente una tradición ceremonial con énfasis en el ritual, y el estilo guerreros que expone la energía y la técnica esenciales en el campo de batalla. Tres escuelas principales, la Ogasawara, la Heki y la Honda, contribuyen al desarrollo del Kyudo moderno, que aúna todas estas cualidades en su forma presente.

Es esencial en la apreciación del Kyudo, percibir la importancia de la relación entre técnica y sentimiento. La concentración de energía mental y energía física sutil, enmarcada por la técnica apropiada, es lo que hace al Kyudointeresente y tan demandante. Una no puede estar separada de la otra. Porque la actitud y el comportamiento influencian el uso de la energía, la práctica del Kyudo requiere de una disciplina de respeto y compostura. A través de este comportamiento, el practicante se vuelve más abierto y capaz de expresar en su tiro la vitalidad propia del Kyudo. Este principio contribuye a convertirnos en personas más conscientes, armónicas y completas, algo que constituye después de todo, el objetivo más importante de la práctica de Kyudo.

El Kyudo puede ser practicado como una actividad para toda la vida, tanto por mujeres como por hombres, desde la juventud hasta la vejez. Como arte marcial tradicional japonesa, el Kyudo también tiene una faceta deportiva y competitiva, y se llevan a cabo competencias dentro de las diferentes federaciones y regiones.

Actualmente existen alrededor de medio millón de practicantes por todo el mundo que disfrutan de la posibilidad de trabajar con el “yumi” o arco japonés.
En España desde principios de los años 90 existe la Asociación Española de Kyūdō encargada de promover la práctica en todo el territorio nacional y estar en contacto con la Federación Europea de Kyūdō.

Desde el próximo mes de enero de 2018 se podría disfrutar de esta práctica en Zanshin Madrid todos los sábados de 17:00 a 19:00.